La inmersión inglesa (que habitualmente tiene lugar en Santander) ofrece a nuestros alumnos la posibilidad de vivir durante cinco días actividades cotidianas y otras muchas de aventura, donde constantemente se habla inglés (desde que se levantan hasta que se acuestan), lo que facilita la adaptación del oído a la lengua inglesa y aumenta la confianza personal con este idioma.

Entre las actividades de las que alumnos y profesores disfrutan se encuentran tirolina, quad, pesca, canoa, tiro con arco, visita de pueblos abandonados o rutas de senderismo. ¡Se lo pasarán en grande además de aprender inglés!

Facilita la adaptación a la lengua inglesa y aumenta la confianza del alumno con este idioma